La seguridad de tus datos depende en gran medida de la seguridad de tu contraseña.

Puedes poner en riesgo tus cuentas al utilizar las mismas contraseñas para varias de ellas, cuando estas son poco seguras (ej. qwerty, 12345, etc.) o están basadas en información que puede adivinarse u obtenerse fácilmente (como nombres de parientes o cumpleaños).

Utiliza un administrador de contraseñas

Una sugerencia es utilizar un administrador de contraseñas gratuito como Last Pass o Dashlane. Estos servicios te permiten recordar sólo 1 contraseña y las demás son creadas y almacenadas por ellos para ser usadas cuando las necesites.

Evita que descubran tu contraseña

Toma en cuenta que si tienes una contraseña extremadamente simple y común de 7 caracteres de longitud ("abcdefg"), un delincuente podría descifrarla en 0.29 milisegundos. Si agregas solo un caracter más ("abcdefgh"), ese tiempo aumenta a 5 horas. Las contraseñas de nueve caracteres demoran 5 días, las palabras de 10 caracteres tardan 4 meses y las contraseñas de 11 caracteres tardan 10 años. 

Recomendaciones

Te dejamos estas sugerencias para crear una contraseña segura.

  1. Controla la longitud de la contraseña: Crea una contraseña que tenga ocho o más caracteres, ya que generalmente esta es la cantidad mínima para la mayoría de requisitos de contraseñas. Mientras más larga sea, más segura será, por lo que no dudes en darle una longitud acorde a lo que vas a guardar.
  2. Forma una secuencia aleatoria de palabras o letras: Para hacer una contraseña segura, una de los puntos más importante es usar una frase o una serie de letras que sea aleatoria pero al mismo tiempo fácil de recordar. Vamos a llamarla “palabra base”.
  3. Utiliza letras mayúsculas y minúsculas: Una vez que tienes la palabra base sobre la que vas a trabajar todas tus contraseñas, agregar al menos 2 letras mayúsculas.
  4. Agrega números a la contraseña: Luego añade números a la palabra base que has creado previamente.
  5. Usa signos de puntuación y símbolos en la contraseña: Ahora toca el turno de insertar signos y símbolos.
  6. Mantén tus contraseñas a salvo: No dejes notas con tus contraseñas en tu ordenador ni en tu escritorio. Las personas que pasen por allí podrían robar esa información y utilizarla para poner en peligro tu cuenta. Si decides guardar tus contraseñas en un archivo en tu dispositivo, ponle un nombre poco sospechoso para que los usuarios no sepan lo que contiene. No uses un nombre como, por ejemplo, “mis contraseñas”.

Si necesitas hacer el cambio de tu contraseña de HuliPractice puedes visitar el siguiente artículo donde te indicamos los pasos:

¿Encontró su respuesta?